Unaghi Sushi, nuestro espacio preferido para celebrar

Desde hace más de 45 años, en El Pimpollo trabajamos para brindarles a nuestros clientes un servicio integral en materia de materiales de construcción. Si bien en nuestros inicios el predio con el que contábamos no tenía demasiados metros cuadrados, con el pasar del tiempo, el negocio fue evolucionando.

Esto nos permitió adicionar equipos, maquinaria, camiones, camionetas, terrenos y depósitos para ampliar la calidad de nuestra atención y abarcar cada vez más insumos y servicios dentro de los comercializados.

En la actualidad somos un corralón de materiales referencia dentro del segmento y contamos con artículos de las primeras marcas del mercado, tales como revestimientos, hierro, cemento, cal, hidrófugos, membranas, bloques, viguetas, yeso, pastinas y adhesivos a precios convenientes. Asimismo, destacamos por nuestro servicio al cliente personalizado. Dado que nuestra trayectoria es extensa y está construida en base a nuestra labor incansable y profesional, cada vez que tenemos que celebrar un nuevo acuerdo comercial o una venta con cantidades considerables que representa un antes y un después en nuestro comercio, nos gusta elegir los mejores lugares.

Es por este motivo que siempre optamos por Unaghi Sushi, un espacio dedicado a la fabricación y comercialización de platos de la gastronomía oriental, específicamente japonesa. Si bien tienen 3 sucursales, cuando llega el momento de reunirnos nos dirigimos al local ubicado en Villa Urquiza, Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Allí no solamente encontramos un lugar acogedor y con una ambientación perfecta, sino también exquisiteces que despiertan nuestros sentidos y hacen que el disfrute también se haga presente en el paladar.

Platos calientes, entradas, Rolls clásicos, veganos, vegetarianos, especiales, combinados, sushi salad, ceviches, makis, niguiris, sashimis, tiraditos, postres y bebidas… absolutamente todo lo que sirven allí es una maravilla y merece ser experimentado al menos una vez en la vida.

Por eso, cada vez que tenemos que levantar nuestras copas para celebrar un logro más de El Pimpollo, lo hacemos en Unaghi.